Una ciudad llena de princesas tenía que tener su palacio

10561801_10152595010326180_7219688123686150143_nUn ejecutivo de alto nivel de origen coreano vive en Monterrey por trabajo desde hace un par de años. El hombre asegura que en nuestra ciudad existe un fenómeno que él ha bautizado como la “Puta Regia”. En Tailandia tú puedes encontrar a las mujeres con su precio en la calle, dice el hombre de negocios, pero en Monterrey el cobro se hace con cenas, invitaciones y regalos. Las regias se venden por diversiones y objetos de lujo, asegura.

Mi primera reacción fue una risa sarcástica. Sentí como si me hubieran dado la razón en un violento debate. I knew it! Men think like that! Luego sentí indignación contra el extranjero, solo los regios entienden a las regias. Después me asaltó la tristeza al pensar en nuestra educación colonial- norestense – castrante – matriarcal – machista. Terminé molesta, al acordarme de un date, de apellido de Grupo Alfa, que me dejaba con la sensación de que yo era un florero andante.

Mi papá me dio una explicación sensata, él le llama “el culto al vientre”. Las regias son fuertes y vanidosas. Esperan de los hombres devoción, fidelidad y ofrendas. Se consideran merecedoras de todos los mimos y atenciones, pues son las matriarcas del clan que se ha formado o ha de formarse. Lo cual me recuerda que, según las crónicas jesuitas coloniales, en los pueblos chichimecas del noreste, la mujer tenía un papel autónomo y casi líder en la sociedad de cazadores-recolectores. Por otra parte, la visión empresarial también tiene su peso. La regia busca cerrar el mejor negocio. Analiza candidatos para escoger a su potencial inversor y necesita conocer la infraestructura que le ofrecen.

¿Y su amor? ¿La regia no ama? ¿Puede no importarle el modelo del carro? ¿el apellido? ¿el tamaño de la empresa en que trabaja? ¿la póliza de su seguro de gastos médicos mayores? ¿la marca de sus camisas… y de sus boxers? ¿belleza y tez? ¿la universidad que emitió su título? ¿el diseñador de su perfume y reloj? ¿sus viajes al primer mundo? ¿las propiedades de sus padres? ¿su nivel de inglés?

Tal vez el coreano haya exagerado. Tal vez le puso un nombre agresivo a un fenómeno antropológico (la instintiva búsqueda de la hembra por el macho proveedor). Lo cierto es que me puso a reflexionar y yo deseo preguntarles: ¿Somos niñas bien o meretrices?

 

Advertisements

3 thoughts on “Una ciudad llena de princesas tenía que tener su palacio

  1. Yo creo que similar pasa en otra culturas, tal vez con tierras u otro tipo de regalos no lujosos pero sí simbólicos. Hace algunos años conocí a una coreana en Europa, me enseñó que ninguna mujer tiene por qué aprender chino, pues lo único que debe saber decir es “¿tienes dinero?” y ya ellos sabrían que hacer (y la mujer qué esperar). Ella me pasó un tip de belleza para mantenerte la piel lo más blanca posible, porque allá “también” es importante no estar moreno, pero no puedo argumentar que sea cuestión de estatus, aunque muy probablemente sea así. También traía la tarjeta de su novio, se la dio para que ella se comprara un regalo, fuimos a Prada a buscar una bolsa y para ser practicas pusimos a la señorita a pasar la tarjeta hasta que pasara….al final terminó con una de las “más accesibles” (tengo una foto abrazando esa bolsa, quién sabe cuando vuelva a tener una Prada en mis manos). Las bolsas dan estatus, se ve en las novelas coreanas y lo leí sobre China en algún periódico en línea. Creo que….suena un poco similar a Mty.

    La chica vive en Gangnam, sí el lugar de la canción, el distrito más chic y caro de Corea, es chef y trabaja en una revista muy trendy, viaja por el mundo como reportera de gastronomía, y ama el gin tonic tanto como yo. La verdad no puedo decir si en Corea hacen regalos y haya n mil invitaciones a cenar, aunque si vemos las películas y las novelas coreanas eso sí llega a pasar, también pasa que las mujeres se niegan mucho y esperan ser tratadas con el doble o triple de respeto-cariño (no sé si sean las palabras más adecuadas) que cualquier regio común trata a la regia. Y ya no puedo decir más… aunque sí me gustaría suponer que el coreano tal vez espere más mimos, atenciones, o algún tipo de conducta que reconozca su esfuerzo.

  2. Jorge Díaz Ramírez comentó en Facebook a propósito de este post:

    Hahaha, naaaa buen tema, mal pez la opinión tan escueta y poco comprometida del autor. En mis cortas meditaciones sobre el tema, la prima Rebeca Martinez y yo hemos llegado a una terrible conclusión.
    Cuando alguien busca a la madre de sus hijos, esto excluye a muchas relaciones, busca la educación, la cultura y buen gusto. Esto para el ojo del nuevo pudiente que se considere débil en estos elementos de persona, significa escuela privada, viajes y ropa de marca.
    Es por esto que muchos de estos personajes creen poder tener acceso a lo que una mujer norteña puede aportar a su vida, amor, compañía, diversión y sexo.

    Soy testigo de los compromisos que una mujer norteña hace por amor, desde las más absurdas pruebas de paciencia hasta las humildes privaciones por amor, “compromiso” o su proyecto de vida ( familia ).
    Pero lo mas valioso valioso que una mujer norteña aporta a una familia, es el ímpetu que inyecta a las familias y específicamente a su hombre.

    La idea de igualdad de género ha sido corrompida.
    La corrupción se percibe de la siguiente forma: Puedes opinar en esta familia ( 2-4 personas ) porque trabajas y aportas para su sustento.
    Entonces el valor que tenia la mujer, por ser mujer, parir y educar, es remplazado por un derecho que ya tenían, sólo que no sabían ejercer.
    Cuando una mujer, olvida su aporte a una familia, esta se vuelve un compañero con el cual compartes gastos. Ahora quienes son los machistas?

    Mujer, hembra, género femenino, estas estrategias son ejecutadas por hombres que no asumen completamente su papel de !padres!, sí hablamos de antropología, un hombre que no pueda pagar por un lugar que considere la mujer adecuado para tener sexo, no esta listo para tener sexo contigo y tampoco para ser padre de tus hijos. Las perras de raza no lo hacen.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s